El árbol de naranja

Érase una vez un niño que fue al bosque y vio un árbol pequeño de naranja sin hojas, el niño se lo llevó para su casa, lo sembró en el patio, para comer ricas naranjas que este daría, el arbolito fue creciendo poco a poco con el cuido del niño, lo regaba diariamente con mucha agua.

Un día salió del árbol una flor bella y luego se convirtió en una hermosa naranja muy jugosa, así comenzó a dar más naranjas. Su mamá estaba contenta con el árbol, todos los días la mamá le prepara un jugo de naranja para el desayuno.

El niño le dijo a la maestra que en su casa había un árbol de naranjas y daba muchas. Su maestra en la clase les explicó que las naranjas son ricas y tienen vitaminas C, ellas ayudan a evitar muchas enfermedades. Les orientó que deben comer solo alimentos que contengan vitaminas para ayudar a mejorar su salud, para crecer sanos y fuertes, el niño compartió naranjas con sus compañeros, todos muy contentos comieron naranjas a la hora del recreo. El niño comprendió, que comer frutas es muy importante para la salud, también que debe lavarlas antes de comerlas.

El niño creció fuerte y sano, es inteligente y saca buenas notas en sus clases, el niño siempre fue agradecido con el medio ambiente por haberle regalado ese arbolito de naranja.